martes, 30 de noviembre de 2010

Chistes

Un hombre le pide ayuda a su vecino para que le ayude a mover un sofá que se ha quedado encajado en la puerta.
Entonces, uno se va a un extremo y el otro al otro lado. Forcejean un buen rato hasta que quedan cansados, pero el sofá, ni se mueve.
- Olvídelo, jamás podremos entrar el sofa.
El vecino lo mira con extrañeza y le pregunta:
- ¡Ah! ¿Entrarlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No hagas SPAM. Comentarios breves con la unica intención de dejar la dirección de tu blog serán considerados SPAM.